La Envidia
Carmen Alegre. Psicoterapeuta y terapeuta energética. Terapias Holísticas.
Carmen Alegre, Psicologa, Terapeuta, Terapia Gestalt, Terapia individual, Terapia de pareja, Terapia de familia, Terapia de niños, Terapia holistica, Psicoterapia, Hipnosis, Terapia regresiva, Lectura Registros Akashicos, Registros Akashicos, Limpiezas energeticas, Chamanismo, Adivinación Chamanica, Sanacion Chamanica, Eneagrama, Talleres de Eneagrama, Holistica, Holistico, Psicopompo, Animal de poder, Tecnica metamorfica, Psicomagia, Acompañamiento a la muerte, Duelo, Celebrando la vida, Kinesiologia, Brain Gym, Flores de Bach, Liberacion energética, Radiestesia, Visualizaciones creativas, Extraccion Chamanica, Viajes Chamanicos, Violencia domestica,
21961
post-template-default,single,single-post,postid-21961,single-format-standard,stockholm-core-1.2.2,select-theme-ver-5.3,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.3.0,vc_responsive
Title Image

La Envidia

La Envidia

La envidia es una emoción que nos ppone en contacto con un deseo no satisfecho.El primer instante de la envidia es un dolor agudo ante la crudeza de ver nuestros deseos insatisfechos. Muchas veces va acompañado de un deseo intenso que intenta destruir aquello que el otro tiene y nosotros anhelamos. Este deseo de destrucción es un reflejo esencial de la destructividad interna que poseemos. Desde la envidia, el objetivo central es la eliminación de un contraste cuya percepción nos produce un dolor insoportable. La destrucción del logro del otro no es un fin en sí mismo, sino un medio para neutralizar un contraste. El odio es una forma que toma la necesidad impotente y desesperada que tratare eliminar todo lo que le recuerda su carencia. La situación se equilibra a través de la realización de mis propios logros o eliminando la percepción de los logros del otro.

Cuando deseo algo y no lo tengo, permanezco es un estado de letargo, de anestesia parcial que cesa abruptamente cuando lo veo realizado en otra persona viniendo como en un tsunami intenso y doloroso que me inunda y golpea para después en su retirada, mostrar la reseca más cruda de la carencia.

Aceptación y Transformación de la Envidia:

  • Reconozco mi sentimiento. Me abro a sentir mi dolor por no conseguir un anhelo y me permito sentir alegría por quien lo ha conseguido.
  • Comparto mi frustración no niego mi frustración ni mi dolor.
  • Diferencio entre tener una carencia y sentirme como una persona inferior y no merecedora.
  • Me permito sentir dolor por mi carencia y alegría por el logro del otro.

La diferencia entre la admiración y la envidia es que, al admirar reconozco unas series de características que a mi me gustaría poseer, la persona admirada me motiva hacia aquello que yo deseo, no hay un contraste doloroso sino que es un estímulo hacia el logro. En la envidia el contraste me remite a lo que tengo o no soy, sin apreciar posibilidad de crecimiento o transformación. La admiración, es estimulante. la envidia, es dolorosa.

La transmutación de la envidia a la admiración sólo se puede producir cuando hemos descubierto nuestro deseo no logrado y los recursos que necesitamos para realizarlo.

Tags:
No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies